La inmigración entre Estados Unidos y México y los asuntos migratorios

1930s-illegal-immigration-article_544

1930s-illegal-immigration-article_544Cuánto podríamos decir de los factores que promueven la inmigración de personas, la gran cantidad de razones que las originan las podemos catalogar desde comunes hasta extraordinarias, pero reconocemos que en la mayoría de los casos lo dictamina la realidad de los países de origen de los inmigrantes. La mayoría de las personas que se aventuran a salir de su tierra suelen ser jóvenes en búsqueda de mejores oportunidades de empleo y de salarios más competitivos; sin embargo, en la actualidad, la violencia desatada por las bandas de crimen organizado, hampa común y en algunos casos hasta de los mismos organismos de seguridad, promueven el desplazamiento de personas con el fin de encontrar una mejor calidad de vida en cuanto a su seguridad personal.

Las grandes diferencias económicas que existen entre un país y otro a pesar de ser vecinos, representan un gran atractivo para el inmigrante, ya que si en una nación los niveles de pobreza aumentan, las posibilidades de trabajo y de una vida digna también lo harán, promoviendo que sus habitantes contemplen la idea de emigrar.

Sabemos que los jóvenes mexicanos emigran principalmente a los Estados Unidos por la considerable diferencia salarial existente entre ambos países, lo que atrae a esta fuerza laboral a probar suerte en el vecino país. En algunos casos la migración no es definitiva sino temporal.

Tras la migración se desencadenan un montón de asuntos migratorios que determinarán la legalidad y el tiempo de la estadía del inmigrante. El hecho de poseer una visa determina la tranquilidad de su permanencia por el tiempo estipulado en ella, si ese tiempo expira y aún la persona se encuentra en territorio norteamericano, la estancia se convierte en ilegal.

La solicitud y la extensión de la visa en cualquiera de sus modalidades acarrea una cantidad de documentos que deben ser presentados en su totalidad, sus extensiones o prórrogas son válidas siguiendo los procedimientos correspondientes y acatando las exigencias del servicio migratorio de los Estados Unidos.