Canadá, Estados Unidos y México en acuerdo para aprovechar la energía en los tres países

usa-mexico-canada-mapCanadá, Estados Unidos y México son integrantes de un Tratado de Libre Comercio que contempla en sus acuerdos una amplia cooperación en lo que respecta a la investigación y el desarrollo del sector energético, los cuales pueden llevarse a cabo de manera bilateral o trilateral, basados siempre en el beneficio mutuo y en la promoción del uso noble de los recursos energéticos.

Tenemos claro que estos acuerdos no emergen de cero en la actualidad, conocemos la amplia trayectoria que han labrado las autoridades responsables del sector energético pertenecientes a cada uno de estos países, y que desde entonces hasta el día de hoy, continúan su trabajo en miras de lograr alcances en programas dedicados al estudio y desarrollo en lo que respecta a la ciencia y tecnología en el campo energético, incluyendo en ello tareas que derivan en proyectos que se llevan a cabo de manera individual o mancomunada.

Nos contenta el hecho de que el aprovechamiento de la energía por parte de los firmantes, va de la mano con la preocupación existente acerca del daño ambiental que causan los países altamente industrializados y con una densidad poblacional importante; por ello, sus esfuerzos se centran en la disminución de las emisiones de gases que promueven el efecto invernadero, lo que traerá como consecuencia positiva la interdependencia energética entre estos países.

En una conferencia de prensa ofrecida por los ministros de recursos naturales integrantes del acuerdo, conocimos cuáles eran sus metas inmediatas, entre las cuales una de las más resaltantes es el trabajo en conjunto de estas tres naciones para mejorar la coordinación y el aprovechamiento de sus recursos energéticos, para ello han adquirido el compromiso de divulgar los datos contentivos de su suministro eléctrico y su debida distribución, además de las iniciativas que emprendan en miras de la obtención de energía limpia.

Estas naciones apuntalan la posibilidad de ofertar energía limpia con bondades económicas y de infraestructura, lo que propiciaría un avance significativo en cuanto al aprovechamiento de los recursos y la promoción del pensamiento ecológico en la región.